Kendo, el camino de la espada

Kendo significa “El camino de la espada” está basado en la esgrima tradicional japonesa, hoy en día se ha convertido en un arte marcial moderno por derecho propio. El kendo es un producto único de la cultura japonesa, ya que desciende del kenjutsu, el arte de la espada.

El Kendo es una actividad que nos pone a prueba tanto física como mentalmente, ya que combina los fuertes valores de las artes marciales tradicionales con las exigencias físicas de los deportes modernos, como puede ser el futbol, el rugby, balonmano o futbol sala.

El Kendo es una disciplina para toda la vida. La edad y el género poco importan. El propósito de la práctica del Kendo no es solo mejorar nuestra técnica, sino desarrollar nuestra mente, personalidad y fuerza física. La práctica del Kendo implica el uso de la equipación adecuada, el atuendo tradicional japonés, la armadura o bogu y la espada de bambú llamadas shinai. Aunque es poco común, también pueden usarse dos espadas para reproducir las técnicas Nitoryu de Miyamoto Mushashi.

La persona que practica el Kendo se denomina kendoka, literalmente “Aquel que practica Kendo” aunque algunas veces también se les denomina Kenshin cuya traducción es “Espadachin”. El Kendo se diferencia de la esgrima occidental en la forma de agarrar la espada y que los golpes y tajos se realizan con el filo y la punta del shinai

Más de seis millones de personas practican kendo a nivel mundial. En 1970 se fundó la Federación Internacional de kendo (FIK) que auspicia a más de 60 federaciones regionales o nacionales. En España, los kendokas se encuentran federados bajo la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados. El Campeonato Mundial de Kendo viene celebrándose cada tres años en una sede diferente desde 1970.

La historia del Kendo

Las raíces del Kendo, el camino de la espada, pueden encontrarse en el kenjutsu, el arte de ganar un combate con una espada de verdad. Según los japoneses, existen tres eras dentro de la historia antigua de la esgrima de Japón: El periodo antiguo o Joko-Ryu, el periodo medio o Chuko-Ryu y el periodo nuevo o Shinto-Ryu

Debido al secretismo con el que cada escuela protegía sus estilos, es muy difícil encontrar estudios históricos precisos acerca del kenjutsu. Sin embargo, en los tres volúmenes del kojiki que describen la historia de Japón desde la era mitológica hasta el reinado de la emperatriz Suiko, así como en los treinta volúmenes del Nihon-Shoki, encontramos como referencia a un espadachín famoso, Kunimatsu no Mahito, como fundador del kenjutsu. Su estilo de combate, el kashima no tachi (El estilo santo de kashima) existe y se practica hoy día.

Los comienzos

El primer registro de un arte parecido a la esgrima lo encontramos en el 400 AC y se llama Tachikaki (Donde tachi significa espada y kaki una forma de desenvainar) Usando un Bokken (una espada de madera) practicaban técnicas de desenvainado y ataque.

Durante el periodo Nara (710-740 DC) Cuando la ciudad de Nara era la capital de Japón, el arte del Tachikaki fue sustituido por el Tachiuchi o “emparejamiento de espadas” una nueva forma de combate.

Cuando la capital se trasladó a Kyoto, dando inicio al periodo Heian, el arte del Kendo comenzó a desarrollarse lentamente. Esta época fue una era de paz y prosperidad, por lo que aquellos samuráis que pretendían mantener sus habilidades o perfeccionar sus técnicas con la espada buscaban maestros de kendo famosos. Debido a que la mayoría de dichos samuráis eran maestros espadachines, a menudo iniciaban su propia escuela con el apoyo de un señor local o un clan. Sin embargo, la espada era considerada un arma secundaria ya que los samuráis de los periodos Nara y Heian preferían el arco.

La evolución de las escuelas de Kendo

Las continuas guerras que tuvieron lugar durante el shogunato de Ashikaga (1333-1568) provocaron que el arte de la esgrima, el kenjutsu, resurgiera. Los samuráis necesitaban perfeccionar el arte de la guerra y sus propias técnicas de combate con espadas. En este periodo surge la primera escuela de Kenjutsu, cuyos, maestros destacados fueron Nagahide Chujo, Bunguro Hukida, Choiza Iizasa e In-Ei. Dentro de la escuela, o Ryu, existían dos áreas de estudio: Sen-ha Kenjutsu, que se concentraba en enseñar las técnicas de combate, y la Ryu-Ha Kenjutsu, que incluía un estudio científico del arte de la guerra y la estrategia.

Los pilares del Kendo moderno comienzan durante el siglo 18. Yamada Heizaemon Mitsunori y su hijo, Naganuma Sirozaemon Kunisato, mejoran el shinai y el bogu o armadura, añadiendo una protección metálica al casco y brazales acolchados que cubrían las muñecas. Esto permitió emplearse con todas sus fuerzas a los espadachines, evitando herir a sus compañeros de prácticas. Estos avances, además de un cambio en las reglas de entrenamiento, fueron las bases del kendo de hoy día.

Durante el periodo Edo (1603-1867) había más de 300 escuelas de kendo. Después de la batalla de Sekigahara en 1600, muchos samuráis dejaron de estar en activo. Debido a que las escuelas de esgrima se volvieron muy populares, el gobierno permitió a los samuráis ganarse la vida enseñando sus técnicas. En este periodo se fundan “los tres grandes dojos de Edo” Renpeikan, liderado por Saito Yakuro, Shigakkan, a cuyo cargo estaba Momoi Shunzo y el más famoso, Genbukan, fundado por Chiba Shusaku que sistematizo las técnicas del entrenamiento con la espada de bambú gracias a sus “68 técnicas de kenjutsu”

El Final de los Samuráis

En 1876 el gobierno prohíbe a los samuráis llevar espadas. Se crea un ejército regular y se establece una fuerza policial para mantener el orden público. De esta manera se inicia la llamada “Caza de espadas” poniendo fin a un sistema de castas donde los samuráis intentaban hacer más profunda la separación entre nobles y comunes.

Cuando la clase samurái se eliminó oficialmente en 1876, estos tuvieron prohibido el portar espadas y practicar artes marciales. Solamente los miembros del ejército nacional podían ir armados. Sin embargo, siglos de tradiciones y costumbres no podían borrarse de la noche a la mañana. Por lo que el gobierno levanto, poco después, la ley que les impedía practicar artes marciales, lo que permitió a los samuráis conservar sus tradiciones.

El kendo en la actualidad

En el año 1895 se creó el Butokukai, una organización cuyo objetivo era estandarizar y cuidar de las artes marciales. En 1911 el Kendo paso a formar parte del curriculum de educación física en primaria y, en 1912, se publicó una serie de normas que regulaban el kendo; las Nihon Kendo Kata. En 1939, según Japón se preparaba para entrar en guerra, el kendo se convirtió en una disciplina obligatoria para todos los varones.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, y debido a las connotaciones militaristas y nacionalistas que tenía el kendo, nuestro arte marcial fue prohibida y el Butokukai fue desmantelado. Sin embargo, en 1952, un grupo de entusiastas del kendo consiguieron que se les permitiera practicar una forma deportiva del mismo. Llamado Shinai Kyogi, esta forma borraba todas las implicaciones militares algunas de los aspectos más violentos que caracterizaban al kendo de antes de la guerra. Hoy en día, el kendo continua creciendo bajos los auspicios de la federación japonesa de kendo, la federación internacional de kendo y las organizaciones de los distintos países a lo largo del globo

Aunque el aspecto exterior y algunos de los ideales han variado según han ido cambiando las necesidades de la gente, el kendo continua desarrollando la autodisciplina, el carácter y el respeto. A pesar de su atmosfera deportiva, el kendo sigue arraigado en tradiciones que no deben ser olvidadas, ya que en ellas reside la excelencia del kendo y se han mantenido a lo largo de la historia y se mantendrán en el futuro.

¿Qué necesito para practicar Kendo?

En cuanto un kendoka deja de ser un principiante, después de unos tres meses de prácticas, debe vestir un keikogi, como los que se usan en karate, judo o taekwondo, y una hakama, al igual que los practicantes de aikido. Para poder empezar a participar en los combates o Jigeiko, los kendokas necesitan una armadura o Bogu.

La armadura se utiliza para evitar lesiones. Las protecciones están reforzadas en las zonas objetivo y en los genitales. La armadura actual ha sufrido una serie de mejoras a lo largo del tiempo. En la época Edo la armadura estaba formada por un casco acolchado con una máscara de rejilla, un peto de bambú, protecciones para las muñecas y un delantal con tres capas de acolchado.

Bogu, la armadura de Kendo

Una armadura completa de kendo o bogu está formada por las siguientes piezas

  1. Men: Una máscara de algodón que protege la cabeza y tiene una protección para el rostro fabricada en acero, hierro o titanio. El men también tiene una protección para la garganta y unas hombreras para proteger los hombros
  2. Do: Un peto que cubre el estómago y parte del pecho. El Do está fabricado con lamas de bambú, aunque también puede utilizarse fibra de vidrio o plástico
  3. Kote: Los guanteletes que protegen las manos y las muñecas. El kote está acolchado desde los nudillos y un acolchamiento de algodón protege las muñecas y los antebrazos. La zona de las palmas está fabricada en cuero, aunque también se usan fibras sintéticas.
  4. Tare: Un delantal que protege la cintura y los muslos; está formado por cinco placas de bambú superpuestas para permitir el movimiento

Un pañuelo llamado Tenugui o hachimachi se coloca alrededor de la cabeza y bajo el men para controlar el sudor y el pelo. Los kendokas que entrenan con el bogu siguen llevando debajo el keikogi y la hakama

El shinai, la espada de kendo

El arma que se utiliza en kendo, también llamada shinai, es una espada flexible gracias a la cual podemos simular combates reales con toda nuestra capacidad, fuerza y habilidad. La palabra Shinai viene del verbo shinau, que significa flexionar o doblarse. Comparado con el bokken que es una réplica de madera rígida de una katana, el shinai es realmente flexible. Este arma fue inventada por Chuzo nakanishi en 1790, ya que el entrenamiento con bokken provocaba lesiones serias

El shinai está formado por cuatro listones de bambú pulidos de igual longitud y peso, colocados de manera tubular. Los listones se mantienen en su sitio gracias a la guarda o tsuba, una tira de cuero en la mitad llamada nakayui, la empuñadura o tsukagawa y una funda de cuero que se coloca en la punta del shinai llamada sakigawa. La punta de la espada y la empuñadura están unidos por un cordel llamado Tsuru o himo que representa la parte de la hoja que no tiene filo

Beneficios de la práctica del kendo

Los beneficios físicos de practicar kendo están claros; un aumento de la resistencia, fuerza, reflejos y la condición física en general. Sin embargo, el beneficio más importante es el desarrollo mental que forma parte intrínseca del entrenamiento de kendo.

El Kendo siempre ha formado parte del código del guerrero o bushido, el camino del samurái. Los guerreros o bushi a menudo combinan la práctica del kendo con estudios de Zen

Para conseguir el máximo rendimiento al entrenamiento tienes que estar centrado. Ese es uno de los secretos del Kendo, cada vez que se práctica el kendoka desarrolla su capacidad de concentración. Cualquier fallo le hará errar el golpe.

Cuando se encuentra en una situación de estrés, el kendoka sabe cómo mantener la calma gracias a su entrenamiento. Gracias al kendo somos más decididos, bravos, leales, pacientes e inteligentes

Mientras que los ejercicios técnicos y físicos son críticos a la hora de entrenar, un practicante de kendo lo hace con un espíritu lleno de energía, dándolo todo en cada entrenamiento, no importa lo difícil que sea el combate o lo superior que sea el oponente

Pero lo más importante es entender que el kendo es un modo de vida, cuyo objetivo más que derrotar al oponente es convertirnos en mejores personas. No en vano la primera lección del kendo se llama reigi saho, que significa cortesía, educación y etiqueta, y es uno de los beneficios más preciados del kendo